La fabulosa tecnología del techo de Wimbledon

0
403
wimbledon

El tenis requiere de buen clima, así que es de extrañarse que una de sus competencias más prominentes tenga lugar, desde 1877, en la lluviosa Inglaterra. Por ello, tras 132 años e incontables retrasos por mal tiempo, se le construyó un techo a la Wimbledon’s Centre Court para la competencia de 2009. Su principal función es evitar que se moje la cancha central para que los juegos puedan continuar durante un aguacero, pero también hace posible que éstos se realicen en las noches.

El techo abarca 5,200 m2 y está hecho de una membrana traslúcida sostenida por 10 cerchas de hierro, cada una de 70 toneladas.

John biggin estuvo a cargo del proyecto y explica cómo se cierra el techo: “Todo el sistema es eléctrico. Los reguladores empujan unos brazos en forma de V que se aplanan separando las cerchas, las cuales están montadas en bojes que corren en rieles hasta cubrir todo el techo”.

Toma unos 8 minutos cubrir el techo, pero las luces y el sistema de administración de aire necesitan media hora para echar a andar. El techo bloquea el 60% de la luz natural, por lo que se utilizan 120 luces deportivas para proveer los niveles de iluminación adecuados, tanto para los juegos como para su transmisión televisiva.

El sistema de aire acondicionado regula la temperatura y elimina la humedad dentro del estadio para que las condiciones de la arena sean lo más parecido a una cancha sin techo. “El principal reto es el diseño -dice Biggin-. Usamos un sistema de acordeón por las restricciones del espacio, pero ya habíamos construido un modelo Sheffield y sabíamos que funcionaría. Es la única de su tipo en el mundo”.

Así, el techo de Wimbledon ha revolucionado uno de los eventos deportivos más famosos al hacer posible que los partidos se jueguen por la noche o mientras la tradicional lluvia cae en la zona.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here