Descubre lo que hay dentro de un mouse

0
391
mouse

Si usas un mouse para navegar por tu computadora, es más que probable que se trate de uno óptico. Inventado en 1980, éste ha reemplazado casi completamente al ratón de bolita, y funciona con tecnología de escaneo.

Primero, una pequeña cámara dentro del mouse fotografía tu escritorio o mousepad: la luz que puedes ver si lo volteas es un diodo de emisión de luz o LED que proyecta la luz sobre la superficie. Cuando la luz rebota sobre ésta y regresa al mouse, entra en contacto con un semiconductor complementario de óxido metálico (CMOS). Éste manda un mensaje a un procesador de señales digitales o DSP, que a su vez analiza cambios en el patrón de la superficie.

Una vez que el DSP registra el movimiento, manda una señal a la computadora para que convierta esta información en un movimiento del cursor. Estos ajustes ocurren cientos de veces cada segundo, siguiendo el movimiento de tu mano con extrema precisión.

Por lo general, hay una pequeña rueda o pelotita de caucho sobre el mouse, que emplea la misma tecnología que los primeros ratones: al rotarla con tu dedo se mueve un par de rodillos conectados a un procesador que analiza su movimiento y te permite moverte en una página o documento.

Estos avances han ayudado mucho a la computación cotidiana, haciendo que navegar por la pantalla sea mucho más fácil, y han revolucionado los juegos de PC con su sensibilidad milimétrica de movimiento.

Cómo funcionaba el mouse de bolita

El mouse de bolita fue el diseño estándar por años antes de la llegada del mouse óptico, pero ¿qué ocurría en su interior? Conforme movías tu mano, una bolita en la parte interna del mouse rodaba y tocaba 2 rodillos, uno detrás y otro a un lado, para detectar movimientos verticales y horizontales respectivamente.

Los rodillos estaban conectados a una tarjeta de circuitos por medio de cables y transmitían el movimiento en forma de datos. Éstos eran usados para mover el cursor por la pantalla con mayor precisión que los ratones de rueda anteriores. Pero la principal desventaja de este mouse no tenía nada que ver con electrónica: la mugre de la superficie sobre la que se encontraba pegada al agujero por el que salía la bolita, por lo que el nuevo mouse óptico no sólo es más preciso, sino que su principal ventaja sobre su antecesor es que no se vuelve pegajoso si lo usas sobre un escritorio sucio.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here