Cómo funciona el control de lanzamiento

0
240
control de lanzamiento

Esta tecnología actúa como un sistema electrónico que equilibra la proporción óptima de potencia con la tracción suficiente para impulsar un auto detenido con el mínimo patinaje y que tenga un arranque limpio y rápido. Para este fin, el sistema determinar la cantidad exacta de revoluciones que proporcione una potencia enorme, pero no excesiva. A continuación, se produce un tirón rápido y preciso del clutch (para suprimir la posibilidad de un arranque torpe o mal sincronizado de un ser humano).

Entre tanto, los ejes de transmisión están repletos de sensores, y una computadora determina constantemente el torque disponible para cada eje. Si la computadora calcula que hay demasiada potencia para mantener la tracción de las llantas, la ajusta electrónicamente en cuestión de milisegundos. El control de lanzamiento, o launch control, considera muchos factores, como la superficie de rodamiento, la temperatura del motor y la temperatura y presión de las llantas, pues estas variables pueden afectar el resultado de un arranque rápido.

Originalmente, la tecnología se aplicó a los grandes autos de carreras (incluyendo de Fórmula 1), pero se ha abierto paso a los súper coches civiles, como el Ferrari 458 o el Porsche 911 Turbo.

Si revisamos la historia de cualquier Ferrari, Porsche o Lamborghini, es inevitable observar que los vehículos son cada vez más rápidos, y que las grandes velocidades se complementan con tiempos de aceleración de cero a 100 km/h cada vez más breves. Por lo tanto, fabricar motores más potentes es relativamente sencillo para los fabricantes, pero la potencia no sirve de nada sin el agarre al camino.

Cómo conservar la tracción

Como ahora los motores de los grandes autos son más potentes que nunca, hacer que mantengan la tracción contra el piso se ha vuelto crucial tanto por el rendimiento como por la seguridad. Casi todos los autos nuevos de lujo vienen con control activo de la suspensión que permite al conductor un manejo más firme con sólo presionar un botón. Al saltar y rebotar menos en la suspensión, el auto sigue el contorno exacto del camino, en lugar de brincar encima de las irregularidades, lo cual mejora la tracción.

La tecnología más inteligente, como el frenado en cada llanta al doblar curvas, reparte electrónicamente el torque de manera más uniforme entre los ejes delantero y posterior. Todo esto ofrece un mayor equilibrio del agarre.

La fuerza de adherencia también es crucial para la tracción. Por eso, muchos autos de lujo cuentan ahora con una aerodinámica activa que cambia la intensidad de esta fuerza según la velocidad, para mantenerlos lo más pegados al piso que sea posible.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here