¿Es posible tener obesidad y seguir saludable?

0
3
bajar de peso

Probablemente has visto, o te ha pasado, que conozcas a alguien que a pesar de tener obesidad, sea muy saludable, incluso en sus niveles en química sanguínea; y la pregunta que surge es: ¿La obesidad es una enfermedad?

Recientemente algunos investigadores de la Universidad de Michigan, han encontrado que no toda persona que padece obesidad no es sana, teniendo incluso niveles de azúcar en sangre correctos, o hasta una presión sanguínea normal, podría incluso llamarles  “obesos saludables”. Y encontraron que hay una proteína que determina si la obesidad es dañina o benigna.

Es bien conocido que la obesidad puede conducir a la diabetes, enfermedades cardio-vasculares o incluso cáncer. Así ha sido la liga que ya incluso para algunos la obesidad se ha considerado como una enfermedad; pero para algunos investigadores, la evidencia de la existencia de algunas personas obesas que tienen buena salud, esa determinación como enfermedad causa controversia. Sin embargo, lo que si están sugiriendo es que este estado de “obesidad saludable” es sólo una fase, según el Dr. Ravi Retnakaran del Centro para la Diabetes Sinai en Toronto, Canada, en su opinión estos valores atípicos tarde o temprano desarrollaran síndrome metabólico, el cual puede conducir a provocar diabetes o enfermedades del corazón.

De hecho, es posible que las personas con “obesidad saludable” pueden tener ya signos de la enfermedad, los cuales permanecen invisibles para las pruebas regulares. En un estudio realizado en Korea, en 14000 personas con metabolismo saludable, se encontró una temprana formación de plaquetas arteriales en las personas obesas de manera más frecuente que en las personas delgadas. Harald Esterbauer de la Universidad Médica de Viena, hicieron una investigación centrándose en la enzima Hemoxigenasa -1 (HO-1), la cual se piensa inhibe la inflamación -el cual constituye al punto critico entre la obesidad y la enfermedad metabólica, cuando los islotes pancreáticos, que son pequeñas células que producen insulina, son expuestas a altos niveles de nutrientes- como es el caso de las personas que comen demasiado y por ello se inflaman, esto es lo que conduce a la muerte de algunas de estas células, con lo cual decrece la segregación de insulina y causa la diabetes tipo 2.

Estudiando la sangre, grasa y tejido del hígado, de 44 personas obesas y 6 de control, considerando que todos los sujetos con obesidad eran saludables, en este caso quiere decir que sus niveles de glucosa eran normales, sin inflamación y sin tomar medicamentos, pero solo con una diferencia critica entre ellos, 27 de lo sujetos presentaban una temprana resistencia a la insulina, mientras los otros 17 tenían una respuesta normal a la insulina. Al examinar los tejidos de hígado, encontraron una presencia de OH-1 dos veces más alta en el grupo resistente en la insulina, con lo cual se puede suponer una correlación directa.

El experimento se repitió con ratas aumentando y disminuyendo la cantidad de OH-1, encontrando nuevamente que a mayor presencia de OH-1 fue mayor la resistencia a la insulina, con lo cual se corrobora que hay una relación directa, entre mayor presencia de esta encima y la posible generación de una enfermedad metabólica.

Además se observó que la presencia de OH-1 en las personas con “obesidad saludable” era mayor que en los controles -personas delgadas-, lo cual entones soporta la teoría que teniendo control sobre esta encima,es posible tratar y prevenir el síndrome metabólico.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here