Consecuencias graves al respirar el polvo en Atacama

0
2
aluvión atacama

Tras el alud del 25 de marzo de 2015, la región de Atacama en Chile, sufre de los estragos provocados por un fenómeno climático anormal cíclico, aunado por la inoperancia y la corrupción fina de las autoridades para autorizar construcciones en zonas inviables (modificaciones al plan regulador).

La catástrofe dejó a decenas de miles de personas sin hogar y sin fuentes de trabajo, centenas de desaparecidos, como también cientos de miles de toneladas de lodo (barro), mezclado con materiales de relaves de cobre, arsénico, plomo, hierro, ácidos usados en la lixiviación, elementos y componentes químicos varios, aguas servidas, sulfatos y nitratos.

Más allá de las pérdidas materiales, las miles de toneladas cúbicas de lodo han quedado depositadas en las calles de la ciudad de Copiapó e interiores de gran parte de los hogares, que poco a poco comienzan a secarse, liberando partículas de polvos en el ambiente altamente tóxico para cualquier ser vivo. Estas nubes tóxicas afectan directamente a las vías respiratorias, ojos y piel. La sensación alcalina en la garganta, ardor e irritación de ojos y piel son efectos de ésta catástrofe ambiental.

El no usar cremas, lentes protectores y cubre bocas para el polvo, podrían en un mediano plazo provocar enfermedades crónicas en las vías respiratorias, deficiencias renales y todo lo que conlleva. La silicosis es un problema menor comparado con las intoxicaciones en la sangre y enfermedades varias, de manera directa e indirecta. La preocupación es que Copiapó se está convirtiendo en un chernobyl minero y el gobierno hace muy poco para sacar el barro de la ciudad.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here