¿Qué son y cómo se forman los corales marinos?

0
9802
corales marinos

Aunque los corales se vean como si fueran rocas y compartan varias características con las plantas, en realidad son animales. Para ser exactos, son invertebrados marinos acuáticos (conocidos como pólipos) que viven en las aguas cálidas y poco profundas de las costas. Una inmensa cantidad de organismos marinos establecen sus hogares entre los corales marinos, transformando los arrecifes en uno de los hábitats más abundantes y variados de la Tierra.

Debido a que los nutrientes que el plancton necesita para alimentarse se disuelven mejor en aguas más profundas y frías, las capas más templadas no resultan un sitio tan atractivo para las gigantescas poblaciones de plancton flotante. Como la parte más superficial de las aguas poco profundas permanece tibia y clara, ofrece las condiciones ideales a las algas microscópicas, que usan la luz del Sol para combinar dióxido de carbono y agua y crear su propia fuente de alimento, la cual comparten con los corales marinos. Éstos viven asociados con algas unicelulares llamadas zooxantelas, que también son responsables de sus brillantes colores. Si el alga muere, el coral sufrirá un efecto dañino conocido como blanqueamiento de coral.

Como las medusas, los corales marinos son cnidarios, sólo que están enraizados mediante un tubo que se adhiere a una superficie, en vez de flotar como las medusas. Los cnidarios tienen un cuerpo simple que posee una abertura central a modo de boca, rodeada de tentáculos urticantes.

Un pólipo de coral es un organismo bien diferenciado que hospeda un sólo tipo de alga unicelular y forma parte de una comunidad más grande, llamada colonia. Los corales marinos usan calcio y otros minerales disueltos en el agua de mar -junto con el desecho que producen al alimentarse- para construir su propia estructura habitable de refugios protectores de carbonato de calcio.

Cuando el coral muere, los restos del duro esqueleto blanquecino quedan ahí para que sobre él crezcan nuevos pólipos. Al compactarse a lo largo de miles de años, los esqueletos forman rocas calizas sedimentarias. Luego de cientos de miles de años, una sola colonia puede llegar a crecer lo suficiente como para finalmente vincularse con otras y formar un gran arrecife de coral.

Además de que al coral marino le toma siglos crecer, tiene numerosos enemigos naturales y puede quedar destruido rápidamente a causa de las temperaturas ascendentes del océano, la contaminación y el daño físico debido a su recolección para elaborar souvenirs y medicinas, o bien deteriorarse accidentalmente por las acciones de buzos y lanchas, como también por naufragios.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here