Lago Baikal, el más profundo y antiguo del mundo

0
72
lago baikal

El  lago Baikal se encuentra en una región del Sur de Siberia, cerca de la frontera con Mongolia. Se trata no sólo del lago más antiguo del mundo -con 25 millones de años-, sino también del más profundo. Tiene 1,642 metros de profundidad en su punto más hondo, lo que sería suficiente para colocar 5 torres Eiffel apiladas sin llegar a la superficie.

A pesar de que el fondo del lago Baikal está a casi 1,700 metros de la superficie, la profundidad de la fisura en la que descansa es aún mucho mayor. Se estima que para llegar al cimiento de su punto más bajo se tendrían que escavar alrededor de 8 kilómetros de sedimentos, lo que acerca la fosa de este lago a la profundidad de la Fosa de las Marianas, cuyos 11 kilómetros hacen de ella la más honda del mundo. Los sedimentos se han acumulado a lo largo de millones de años; los más viejos -que se encuentran en la base de la fosa- comenzaron a apilarse antes de que Sudamérica y Norteamérica formaran un puente terrestre y de que el clima de la Tierra se volviera considerablemente más caliente.

A diferencia de muchos mares interiores y lagos cuyo origen puede ser atribuido al movimiento de glaciares durante edades de hielo previas, la antigüedad de este lago no nos permite determinar con seguridad cómo se formó. Sin embargo, se sospecha que era el lecho de un río durante el paleógeno. A lo largo de millones de años, ya en el plioceno, el gran río formó un sistema de varios lagos estrechos, poco profundos y conectados por ríos, que terminaron por crecer hasta unirse en un solo lago. Luego, aún en el plioceno, el movimiento de las placas tectónicas creó la profunda cuenca.

De manera sorprendente, el lago Baikal contiene 20% del agua fresca no congelada del mundo, la cual es aún muy pura a pesar de la contaminación provocada por un molino de papel en la costa y la desembocadura del río Selangá. Se trata también de uno de los lagos con mayor biodiversidad, con 1,340 especies de animales y 570 de plantas, de las cuales casi la mitad es endémica del lago Baikal. Es por ello, así como por su belleza natural, que el Baikal fue reconocido como Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1996.

Sumergido en el lago se encuentra el telescopio NT-200, cuyo propósito no es observar estrellas y galaxias ni estudiar formas de vida. El NT-200 está, de hecho, apuntando al centro de la Tierra tratando de encontrar neutrino: partícula sin carga que tiene muy poca interacción con la materia, por lo que puede pasar a través de cualquier material sin entrar en contacto con nada. Científicos rusos están tratando de detectar neutrinos de alta energía que provengan de interacciones entre rayos gamma. El problema radica en que hay demasiado ruido generado por los relativamente comunes neutrinos de bajo nivel energético que se crean cuando los rayos cósmicos entran en contacto con la atmósfera.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here