La sobrevivencia animal en las alturas montañosas

0
129
puma montaña

Las altas montañas tienen un ecosistema único, y ello trae consigo una serie de desafíos particulares para los animales que viven ahí. Cuando cae el invierno, los habitantes tienen pocas opciones; una de ellas es hibernar, como lo hace la marmota, que duerme desde octubre hasta abril. Durante este tiempo, su temperatura corporal y ritmo cardíaco disminuyen, permitiéndole conservar su preciada energía hasta que el clima se vuelve más cálido.

Los animales que permanecen en vigilia durante el invierno adaptan su aspecto. Criaturas como la perdiz nival (ave del tamaño de una gallina), que se encuentra en las montañas rocosas de América del Norte y Europa, cambian de color para camuflarse. Algunas especies de venado adoptan un tono más oscuro; aunque destacan contra la nieve, el beneficio de esto es que los colores oscuros retienen más calor.

Cuando se trata de permanecer caliente, la energía lo es todo y el tamaño realmente importa. Los animales pequeños necesitan comer mucho más a fin de permanecer calientes, ya que pierden calor más rápido. La musaraña de montaña debe consumir diariamente su peso en alimento sólo para sobrevivir al frío.

Existen muchos animales que cuentan con un pelaje idóneo para conservar el calor y sobrevivir de las bajas temperaturas, muchos de estos mueren por animales felinos y caninos, como el lobo y el leopardo de las nieves. La vegetación escasea y muchos herbívoros deben recolectar frutos secos o bien bajar para buscar alimento. La vida en las altas montañas está diseñada para que gran parte de las especies sirvan de alimento a otras. ¿Cuál es el fin de este ciclo de vida de sobrevivencia?, pues sólo la naturaleza lo sabe.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here