La autodefensa del escarabajo bombardero

0
57
escarabajo bombardero

Los escarabajos bombarderos recurren a un original método de autodefensa: ahuyentan y aturden a los predadores descargando sobre ellos un chorro corrosivo de vapor y líquidos. Del extremo posterior del insecto sale una violenta explosión luego de que ocurre una reacción catalizada entre 2 sustancias químicas. Éstas son secretadas por glándulas y almacenadas en depósitos diferentes en el abdomen del escarabajo. Frente a una amenaza, el escarabajo echa mano de una válvula muscular que manda ambas sustancias a una cámara, también abdominal, donde reaccionan gracias a la acción de enzimas catalizadoras. La reacción es tan exotérmica que la temperatura de la mezcla líquida sube hasta el punto de ebullición.

La sustancia es entonces expulsada, a presión, del extremo posterior del abdomen. El eyector puede dirigir el maloliente chorro hacia cualquier dirección, ya que utiliza músculos que hacen girar la boquilla. El fluido se libera en pulsaciones muy rápidas, de hasta 500 veces por segundo, para impedir que el propio escarabajo se queme.

El nocivo chorro de fluido hirviendo, que es también extremadamente oloroso, deja atónito al frustrado asesino y, en algunos casos, incluso puede inmovilizarlo, gracias a lo cual el escarabajo bombardero dispone de mucho tiempo para escapar y prepararse para la próxima defensa.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here