El sorprendente Amazonas de Brasil

0
20
amazonas

El Amazonas, uno de los ríos más largos de la Tierra, se extiende más de 6,500 kilómetros para atravesar Sudamérica de oeste a este; esta distancia es más o menos la que separa Nueva York de Roma. Es también el río más grande del mundo en cuanto a volumen, ya que transporta 20% del agua dulce de la Tierra y más del equivalente de los 7 siguientes ríos más grandes juntos.

Para alimentar este gigantesco torrente están la lluvia y la nieve que caen en aproximadamente 40% de Sudamérica. Tres cordilleras rodean la cuenca del Amazonas: los Andes al oeste, el Macizo Guayanés al Sur y la Meseta Brasileña al norte. La cuenca está formada por las tierras bajas más grandes del mundo, con un área aproximada de 7 millones de km2.

El bosque pluvial del Amazonas -también el más grande del planeta- cubre alrededor de 85% de la cuenca. Esta zona contiene aproximadamente la mitad de los bosques pluviales que quedan en el mundo y algunos la llaman “el pulmón de la Tierra”. Se calcula que 20% del oxígeno que se genera en el planeta proviene del follaje del Amazonas.

Los bosques pluviales se forman en la cuenca del Amazonas ya que ahí predomina el clima ecuatorial. la temperatura promedio ronda los 26°C, mientras que la lluvia cae unos 250 días al año.

El clima tropical continuo estimula el rápido crecimiento de las plantas. Tan sólo en una hectárea del bosque pluvial amazónico en Ecuador se han descubierto 473 especies de árboles, algunos de los cuales pueden alcanzar los 46 metros de altura y vivir miles de años. Sus enormes frondas pueden captar hasta 70% de la luz y 80% de la lluvia.

Si un árbol alto se viene abajo, los retoños crecen para llenar el espacio. debajo de ellos está un manto de arbustos y una segunda capa de árboles de 20 metros. Cuando la vegetación muere, su descomposición libera nutrientes.

La cuenca del Amazonas está rebosante de vida. Más de 10 de cada 100 especies viven ahí, y muchas de ellos no se encuentran en ninguna otra parte. Esto incluye alrededor de 20% de las especies de aves, 370 variedades de reptiles, miles de los animales que moran en los árboles y 7,500 tipos distintos de mariposas. Y todavía hay mucho por descubrir. Según datos del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) de 1999 a 2009 se registraron 3 nuevas especies de plantas y animales en promedio por día.

La deforestación y el cambio climático son las principales amenazas para el Amazonas. Una futura elevación de la temperatura de 4°C se traduciría en la destrucción del 85% del bosque en un plazo de 100 años, como consecuencia de la sequía. Además, en los últimos 50 años la agricultura ha provocado la tala de al menos el 12% de los árboles de esta zona. Ranchos ganaderos ocupan alrededor del 80% de esas áreas, y es probable que se hayan talado más árboles de manera selectiva y clandestina. El bosque pluvial es tan grande que produce más o menos la mitad de su lluvia liberando el agua de sus hojas. De talarse muchos más árboles, el bosque pluvial restante terminaría por morir a causa de la sequía o de algún incendio forestal.

El WWF advierte que la flora del Amazonas almacena entre 90 mil y 140 mil millones de toneladas de carbono. Si cada planta agonizante liberara su carbono a la atmósfera, el incremento en los gases de efecto invernadero aceleraría enormemente el calentamiento global.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here