El fantástico olfato de los perros

0
280
olfato canino

La nariz humana es capaz de detectar más de un billón de olores, pero no es rival para la de un perro. Los canes pueden oler explosivos, drogas e incluso rastros que tengan más de una semana.

Son capaces de hacer esto gracias a la incomparable estructura de sus narices. Mientras que los seres humanos usamos los mismos conductos para respirar y oler, los perros tienen un pliegue de tejido en las aletas nasales que permite que una pequeña cantidad de aire entre hacia arriba del pasaje nasal y recorra una ruta distinta a la del aire que va hacia los pulmones. El aire que llega a esta ruta alternativa pasa por una zona roca en receptores olfativos y se queda ahí independientemente de que el aire de los pulmones se exhale. Esto hace que cualquier olor permanezca en su nariz por mucho más tiempo y les facilita rastrear aromas hasta por 201 kilómetros.

La ventaja olfativa de los perros sobre los seres humanos llega a nivel celular: en su nariz tienen unos 23o millones de receptores olfativos, mientras que nosotros tenemos que arreglárnosla con sólo entre 5 y 40 millones de receptores. ¡Por eso no es de extrañar que estén ahí en cuanto empiezas a abrir la lata de comida!.

Sin embargo, los perros ni sólo usan su olfato para detectar comida. Para ellos, las nariz es casi tan importante como lo es la vista para nosotros. Cuando los perros inhalan no sólo están captando aromas. Su órgano vemeronasal, situado en la parte inferior del canal olfativo, les permite detectar feromonas, sustancias químicas que contienen información acerca de otros animales que han estado previamente en el área.

El agudo sentido del olfato de los perros ha puesto a prueba en las fuerzas armadas, en la persecución del delito y en la medicina. En este último campo se han hecho descubrimientos emocionantes: investigadores de la Fundación Pine Street, en California, entrenaron a 5 perros para detectar en el alimento de pacientes el olor de cáncer de seno y de pulmón, y entre 88 y 99% de los resultados fueron exactos. Otras pruebas han demostrado que los perros pueden detectar cáncer de próstata y vejiga, olfateando la orina. Se cree que, después de haber sido entrenados para reconocer el olor de hormonas y feromonas en la orina de pacientes con cáncer, son capaces de detectarlas con gran precisión. Obviamente no reemplazarán a los estudios clínicos, pero ciertamente pueden ser de ayuda.

De las miles de especies de perros que existen, los sabuesos son los mejores para detectar olores. Sus narices son mil veces más sensibles que las humanas debido a que tienen hasta 300 millones de receptores olfativos. Esto les permite lograr hazañas increíbles, como detectar si se agregó una cucharada de azúcar a 4 millones de litros de agua. Se sabe que son capaces de rastrear un olor por más de 210 kilómetros y que, incluso, pueden continuar siguiéndolo en el agua, así que los criminales no podrán escapar aunque crucen un río.

El desarrollado sentido del olfato de los perros y el hecho de que son animales obedientes, confiables y sociables, los convierte en el perfecto compañero móvil, ladrador y rastreador del ser humano.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here