Descubre por qué ciertos animales hibernan en invierno

0
974
invernar

En la naturaleza, el invierno puede llegar a ser extremo; las temperaturas bajas y el escaso alimento dificultan la supervivencia de muchos animales. Algunos migran hacia el Sur durante los meses de frío, pero ciertas especies se van a la cama e hibernan hasta la primavera.

La hibernación es una estrategia de supervivencia muy efectiva que suspende las funciones corporales y el metabolismo del animal, de modo que pueda ahorrar energía. Este estado de animación suspendida le permitirá bajar su temperatura y disminuir sensiblemente sus ritmos respiratorio y cardíaco. De hecho, el ritmo cardíaco de una ardilla puede reducirse de galopantes 200 latidos a sólo 5 latidos por minuto durante la hibernación, mientras que los lémures enanos de cola gruesa sólo respiran una vez cada 20 minutos mientras hibernan.

La hibernación la desatan los cambios estacionales en el hábitat del animal. Las especies que hibernan son sensibles a las alteraciones en su ambiente y, por lo tanto, pueden predecir el comienzo del invierno. Además, producen unas hormonas llamadas proteínas específicas de la hibernación, que provocan los cambios fisiológicos que se requieren para conservar energía mientras se encuentran en un estado similar al sueño.

Antes de hibernar, durante el verano, muchos animales comen en exceso para almacenar reserva de grasa. Por ejemplo, los osos pueden consumir hasta 20 mil calorías diarias. Algunas especies incluso almacenan alimentos no perecederos en su madriguera y despiertan por breves periodos durante la hibernación para comer.

Una vez que llega la primavera y las temperaturas comienzan a elevarse, el animal que hibernaba empezará a despertar. La duración de la hibernación varía dependiendo de las especies, de cada animal en particular e incluso de los patrones del clima en el año.

¿Cuál es la diferencia entre hibernación y sueño?

La hibernación es un proceso más largo que el sueño, y el animal experimenta cambios fisiológicos más drásticos. Por ejemplo, los animales de sangre caliente que hibernan se vuelven casi de sangre fría, ya que su temperatura corporal se reduce. Su metabolismo, respiración y ritmo cardíaco también se vuelven muy lentos. Despertar de la hibernación es también un proceso mucho más largo y gradual en comparación con el despertar del sueño.

Además, el sueño en sí se considera más un proceso mental, pues los cambios ocurren en la actividad del cerebro. En cambio, los animales que hibernan han mostrado ondas cerebrales que se parecen a la actividad de un cerebro durante la vigilia. Una vez que el animal sale de la hibernación, de todas maneras requiere extensos periodos de sueño para recuperarse del largo tiempo de inactividad. De hecho, a algunos puede tomarles semanas en recuperarse de varios meses de hibernación.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here