¿Cómo eran las cámaras antiguas de cine?

0
1018
cámara de cine antigua

Las cámaras de cine eran, y siguen siendo, máquinas para registrar imágenes en movimiento sobre una película de celuloide -una forma común de almacenamiento analógico-. Estas cámaras trabajan insertando la película (tira transparente de poliéster cubierta con una emulsión sensible a la luz) desde un carrete delantero y a través de un sistema de transportación que lleva la película a un punto de exposición de imagen y luego la conduce a un carrete trasero.

El proceso de grabación funciona así: primero, un rodillo dentado lleva de manera mecánica la película virgen del primer carrete hacia la cámara de exposición. Esto se logra con la ayuda de un garfio mecánico que coloca la película en posición detrás del obturador, fijándola temporalmente en su lugar.

En ese momento, el obturador se abre y permite que la imagen captada por el lente se proyecte sobre el segmento de película que se encuentra ante la ventanilla. El garfio jala la película expuesta y la saca de la ventanilla (el obturador se cierra en sincronía), haciendo espacio para otro tramo de película, listo para la siguiente exposición. Si el obturador permaneciera abierto, las imágenes se echarían a perder por sobre-exposición a la luz o comúnmente se le llama velar la película.

Este proceso continúa mientras se está filmando, registrando sobre la película una sucesión de imágenes de manera secuencial. Después de abandonar la ventanilla, la película grabada se almacena en el carrete trasero. Una vez que el director dice: ¡Corte!, el rollo de ese carrete se retira para ser procesado.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here