Ceremonias y rituales mágicos egipcios

0
394
rituales egipcios

Los egipcios eran muy devotos y veneraban a más de mil dioses y diosas, los cuales representaban diferentes aspectos de la vida. Los templos eran el centro de su existencia, y los sacerdotes eran los individuos más poderosos del país, pues podían hacer hechizos, operaciones y sacrificios.

Como esta civilización creía en la vida después de la muerte, los sacerdotes contaban historias de lo que había en el más allá, y cómo el corazón sería pesado por los dioses para determinar lo buena que la persona había sido, y si era merecedora de la vida eterna. Los funerales egipcios giraban en torno a la preparación del cuerpo hacia esa esa vida perdurable, asegurándose de que el muerto tuviera lo necesario para el trayecto.

Se creía que lo mejor era preservar el cuerpo intacto para que pudiera seguir alojando el alma después de la muerte. Esto requería de la momificación, aunque era privilegio de los ricos, pues era un proceso largo y costoso. Cuando moría un egipcio, se le abría por el costado izquierdo, por donde se le sacaban los órganos y se colocaban en vasos canópticos. El corazón se quedaba en el cuerpo, ya que se consideraba necesario para la otra vida, mientras el cerebro se sacaba por la nariz y se tiraba.

El cuerpo vacío se embalsamaba y cubría con una sustancia salada llamada natrón, y se dejaba secar durante 40 días. Después, se le colocaba una máscara funeraria en la cabeza, y el cuerpo se sellaba dentro de un sarcófago. Este tipo de ataúd se hacía de materiales preciosos para asegurarse de que durara por siglos. El cuerpo se llevaba a la tumba, donde se enterraba junto con muebles, estatuas, comida y otras cosas útiles para el más allá.

Los egipcios creían en la vida después de la muerte y que Anubis guiaba el espíritu a la Sala de las Dos Verdades, donde se sopesaba el corazón con Shu, la pluma de la verdad. En caso de ser más ligero que la pluma, el dios Osiris le daba la bienvenida; si era más pesado, era devorado por el demonio Ammit.

Los cuerpos de los reyes se enterraban muy profundo o dentro de las pirámides para protegerlos de los asaltantes de tumbas. Los muros internos estaban profusamente decorados, y las tumbas se llenaban de tesoros, comida y muebles considerados necesarios para la otra vida. Se colocaban estatuas llamadas ushabti, que presuntamente serían los sirvientes. Los nobles eran enterrados bajo mastabas o plataformas elevadas, mientras que a los campesinos los envolvían en tela y los enterraban en el desierto, junto con comida y objetos de la vida cotidiana.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here