Los beneficios del ajenjo para la gota

0
217
hoja de ajenjo

La gota es uno de los padecimientos más incómodos, repentinos y discapacitantes que puede sufrir una persona, sin embargo la medicina en general considera que este mal es tratable y lo mejor en muchos casos curable. Sin embargo sus características hacen que sea una dolencia intermitente y que el tratamiento que se utilice no sea, en muchos casos, realizado completamente por los pacientes, puesto que aunque las crisis de gotas son muy fuertes es muy probable que las personas afectadas se sientan sanas luego de pasada una crisis, la mala noticia es que los ataques de gota cada vez son más fuertes y poco a poco se van mermando las funciones de las articulaciones afectadas, hasta llegar a la invalidez. Hinchazón, miembros muy calientes, gran sensibilidad y dolor, incluso ante el rose de una sábana, son parte de las típicas dolencias que afectan principalmente a las articulaciones del pie, especialmente del dedo gordo.

Por qué ocurre este malestar, paradójicamente se lo relaciona al buen comer y al buen beber o también descrita como la enfermedad de los reyes, ya que estos hacían gala de comer casi exclusivamente carnes rojas y mucho alcohol en grandes cantidades y si a esto se le suma la ingesta de legumbres, estos alimentos pueden llegar a provocar esta dolencia muy dolorosa y progresivamente discapacitante. Alimentarse en exceso con estos alimentos, aumenta drásticamente las concentraciones de ácido úrico en el cuerpo, con lo que se propicia la formación de uratos monosódicos, cristales que se acumulan en ciertas articulaciones, generando todas las incomodidades propias de una gran inflamación en la articulación afectada.

El tratamiento de esta dolencia normalmente debe ser desde distintos enfoques. Primero se busca la desinflamación de la articulación, pasando por favorecer la eliminación de los cristales y buscando que la persona límite la ingesta de alimentos precursores del ácido úrico. Mientras antes se hagan estas tres cosas es mejor, puesto que ante concentraciones muy altas de estos cristales, fácilmente la inflamación se puede presentar en otras articulaciones cercanas, ya sea tobillos o incluso rodillas y si esto no es tratado pueden llegar a producirse acumulaciones de cristales llamados tofos, que pueden presentarse no solamente en articulaciones, sino que incluso en algunos órganos como los riñones. La buena noticia es que aun llegando a estos extremos se puede hacer algo para revertir los daños de esta condición.

Desde la herbolaria se propone hacer, primero que todo, un cambio drástico en la alimentación, reduciendo o incluso suprimiendo el consumo de carnes rojas, legumbres y bebidas alcohólicas, para reducir la producción de ácido úrico y en segundo lugar la utilización de infusiones de Ajenjo. Esta planta posee dos cualidades muy importantes que facilitarían, junto con una buena alimentación, una progresiva desintoxicación del cuerpo. El Ajenjo posee propiedades antiinflamatorias, conteniendo ácido ascórbico y otras sustancias que lo hacen indicado para tratar inflamaciones. Además el ajenjo posee propiedades diuréticas por lo que puede ayudar en la eliminación de excesos de líquidos, como la presente en las articulaciones inflamadas, por lo mismo también puede favorecer la eliminación de los Uratos en el líquido sinovial de las articulaciones.

El modo de empleo de esta planta es muy simple, se usan 2 cucharaditas de hojas de ajenjo seco o verde para 1 litro de agua, se deja hervir durante 10 minutos y se toma tres tazas de infusión al día. Es recomendable no tomar más tazas de las indicadas ni subir la dosis de hojas para la preparación de la infusión, ya que a mayores concentraciones el ajenjo puede ser tóxico. Adicionalmente con la misma infusión se puede aplicar compresas húmedas con te, sobre la articulación inflamada, favoreciendo un efecto más potente sobre la zona afectada.

Finalmente, aunque las indicaciones señaladas pueden lograr una efectiva recuperación, esto no va a servir de nada si apenas empieza la mejora se retorna a los mismos hábitos alimentarios que llevaron a presentarse la dolencia. Ante dudas sobre el tratamiento se recomienda hacer la consulta respectiva a profesionales médicos especialistas en herbolaria o en medicina Alopática.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here