NFC y su evolución hacia los pagos móviles

0
27
comunicación de rango corto

Hoy en día, nuestros bolsillos están cada vez más repletos: aparte de smartphones, llevamos llaves, dinero y una gran variedad de tarjetas de débito, crédito, lealtad, pasajes y mucho más. ¿No sería un alivio poder condensarlo todo en un solo objeto que cupiera en la palma de la mano? Pues resulta que si tu smartphone cuenta con un chip de comunicación de rango corto o NFC, probablemente ya puedas.

NFC es una tecnología inalámbrica que permite a los dispositivos electrónicos que cuentan con chips especiales “dialogar” entre ellos a través de ondas de radio de rango corto cuando se encuentran a unos cuantos centímetros de distancia. Esto les permite realizar muchas funciones útiles, como transacciones financieras, identificación, control de acceso y transferencia de información. Así como las tarjetas de plástico con banda magnética revolucionaron la manera de realizar pagos, al eliminar la necesidad de cargar con efectivo, la tecnología NFC transformará nuestra vida cotidiana al liberarnos de usar carteras.

Aunque no tengas un smartphone con NFC, es probable que estés familiarizado con la tecnología sin contacto. Muchas ciudades en el mundo usan tarjetas para pagar pasajes o peajes, a las que se puede abonar crédito para ahorrar el tiempo de hacer fila y evitar tumultos. Durante la última década, las principales asociaciones de tarjetas de crédito y débito han agregado la función de pago sin contacto, permitiendo a sus tarjeta habientes hacer pequeñas compras con sólo tocar la terminal de pago con su tarjeta y eliminando por completo la etapa de verificación del Número de Identificación Personal (NIP). Incluso, algunos servicios de transporte han ofrecido ambas funcionalidades simultáneamente, permitiendo a los viajeros abonar las tarjetas de pasaje para poder pagar mientras pasan a través de los torniquetes, utilizando tarjetas bancarias, sin contacto.

La revolución sin contacto llegará a su auge con los smartphones equipados con NFC. Aunado a apps como Paypal y Google Wallet -que mantienen un registro electrónico de las tarjetas de débito, crédito, lealtad y de regalos de sus usuarios-, estos teléfonos inteligentes pueden usarse como tarjetas sin contacto para pagar en la terminal de transporte, en tiendas online, e incluso para transferir dinero entre personas, con sólo un toque de la pantalla.

A pesar de su promesa de velocidad y simplicidad, los pagos sin contacto aún no han despegado. De acuerdo con un sondeo realizado en 2014 por Thrive Analytics, aunque el 78% de los encuestados habían escuchado de carteras digitales como Paypal, sólo el 32% las ha usado alguna vez. Las 2 razones que evitan que las usen con mayor frecuencia son aspectos de seguridad y la creencia de que se exagera el ahorro de tiempo sobre los métodos tradicionales.

Aprender a confiar en la seguridad de los sistemas de pago NFC podría ser cuestión de tiempo y familiarización. De hecho, en cuanto se establece una conexión con el lector de tarjetas del vendedor, los pasos que siguen para procesar pagos sin contacto son idénticos a los que se usan en las millones de transacciones seguras que cada día se realizan con tarjetas de banda magnética y con chip. Las transacciones sin contacto tienen la ventaja de que el nombre y número de tarjeta del comprador jamás son divulgados, pues el chip NFC encripta toda la información sensible antes de enviarla, tornándola inútil para cualquier intento de fraude.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here