Grutas Las Estrellas, México

0
7
gruta la estrella

Ubicadas muy cerca de Tonatico, un poco más allá de Ixtapan de la Sal, encontramos estas maravillosas grutas. Sus formaciones de estalactitas y estalagmitas son tan abigarradas que parece un milagro que ese asombroso paisaje subterráneo haya sido diseñado tan acuciosamente por la madre naturaleza a través de miles de años.

La Gruta de la Estrella cuenta con dos paseos: uno para el turista común, que es la visita por sus diferentes salas, en donde se pueden admirar las caprichosas formaciones, a lo largo de un camino de cemento que goza de una iluminación que favorece mucho lo ya de por si hermoso del lugar. Y otro para el visitante más temerario; de febrero a junio se puede hacer un recorrido de tres horas y media por el río subterráneo El Zapote.

Esta caverna es uno de los accidentes geográficos más sorprendentes del Estado de México, se localiza en el borde de la depresión del río Balsas, en la boca de los ríos subterráneos Chontalcuatlán y San Jerónimo. Estas fosas de caprichosas y bellas figuras naturales, que están iluminadas y acondicionadas para el visitante, tienen una longitud de 2 kilómetros. Por los hallazgos de ciertos objetos prehispánicos, se cree que estas cavernas fueron en la época prehispánica, un adoratorio consagrado a Tláloc “Dios de la Lluvia”.

La entrada, orientada hacia el noroeste, está situada al pie de un acantilado calcáreo en la barranca del Zapote, la forma un amplio arco de 12 metros de anchura y se eleva a 1,508 metros sobre el nivel del mar.

La entrada conduce a una cavidad de 45 metros de largo por 25 metros de ancho, la cual sigue una curva muy pronunciada. Allí, el río corre junto a la pared derecha, precipitándose posteriormente en tres cascadas sucesivas, después de pasar un cañón labrado por sus propias aguas. Pasando por un puente, permite el paso al borde de un acantilado y al final de este, la curva se abre a dos niveles.

En este lugar se forman frecuentemente neblinas de condensación por la mezcla de masas de aire a diferentes temperaturas. Las paredes y cámaras de las galerías más profundas son de color oscuro, permitiendo de esta manera que se destaquen incrustaciones calizas de colores muy extraños.

Hay 3 diferentes clases de murciélagos que habitan estas cuevas, los que comen insectos, los que comen frutas y los que se alimentan de la sangre de mamíferos, el guano de estos últimos tiene un penetrante aroma a amoniaco.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here