Y entre los científicos ¿Hay liderazgo en la ciencia?

0
437
científicos

Usualmente cuando escuchamos que alguien se refiere al liderazgo, pensamos en alguien de cualidades específicas, algunas veces casi fantásticas y de manera irremediable de gran inteligencia, y entonces no sería natural suponer que el liderazgo en la ciencia se daría de manera natural, pues al científico se le asocia definitivamente con un ser de mayor intelectualidad y razón, por lo que el ponderar los pensamientos y las emociones debería ser más sencillo.

Pues entre las personas de ciencia a pesar de su alta preparación que puedan tener en una cierta disciplina, muchas de las veces, en el área del trabajo y liderazgo de un equipo, no lo están;   y en ocasiones la realización de un proyecto puede tornarse un camino tortuoso ineficiente e improductivo, por todo el tiempo invertido para lograr dirigir al equipo en una dirección específica, pero que por falta de la educación en liderazgo, se vuelve en una labor más que compleja.

Si como líder se entiende a la persona que es capaz de conducir a un equipo a una meta compartida articulando los pasos necesarios para llegar a ella, es necesario que exista una preparación adicional, para interactuar con las personas, y no sólo con los objetos de estudio.

En ocasiones se da que quienes lideran los equipos son investigadores de mayor edad y si no hubo una educación para madurar su liderazgo, lo más probable es que en lugar de obtener el mayor beneficio de toda su sabiduría, es precisamente su conocimiento de las cosas la que obstaculiza el avance real tanto para nuevos conocimientos como para la dirección del grupo.

Dado que la palabra liderazgo, más familiar para personas ajenas a la ciencia, provoca por lo mismo una repulsión por parte de los científicos, ya que a veces puede prestarse a la común interpretación de que un líder lo que hace principalmente es manipular a su equipo, lo que representa algo ciertamente contrario a la naturaleza esencial de la ciencia, y por ende deja rezagado al liderazgo en la ciencia.

Recientemente en la revista Nature, se da ya ejemplo de como el acercar la educación en las habilidades de liderazgo para los Doctores en ciencias, ha dado resultados positivos, y aunque ha habido cierta reticencia, al comenzar a aprender algo nuevo el propio espíritu científico muestra que se hace con mayor eficiencia el trabajo en equipo sin que eso tenga que afectar la arte principal de su trabajo que es el hacer nuevo conocimiento.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here