Todo lo que hay detrás de una explosión provocada

0
51
explosión controlada

Como especie, tenemos la espectacular habilidad de observar cosas que ocurren en la naturaleza y adaptarlas a nuestro propio uso. Hemos adoptado la capacidad de camuflaje de los animales, las propiedades fotosintéticas de las plantas, y hasta el asombroso poder de las explosiones.

Y es que empleamos las explosiones de manera controlada todos los días para hacer que se muevan nuestros coches o para deshacernos de los edificios que ya no necesitamos. Porque, a pesar de que la pólvora y los materiales explosivos pueden ser muy peligrosos, pueden ayudarnos de maneras fascinantes siempre y cuando los manejamos de forma correcta.

En cuanto a demoler edificios, nos tomaría siglos desarmarlos pieza por pieza o derribarlos con herramientas. Las bolas de demolición generan tanto escombro que pueden poner en riesgo el área circundante. Por ello, es mejor usar dinamita para deshacerse de un rascacielos, puesto que implica que podamos determinar la dirección en la que se cae el edificio en lugar de dejarlos a la suerte, como ocurre con otros métodos menos precisos.

Tampoco podríamos llegar a ningún lado a velocidad alguna sin el poder propulsor de las explosiones. El motor de combustión interna -que es el que usan la mayoría de los coches- funciona gracias a una serie de pequeñas explosiones.

Otro uso que se le da a las explosiones controladas es para volar rocas; ya sea que estés tratando de atravesar una pared para hacer minería o rescatar a gente atrapada, esta técnica reduce masivamente el esfuerzo necesario para mover toneladas de rocas.

Si se llevan a cabo con sumo cuidado, las explosiones son una de las cosas más útiles que hemos comprendido y utilizamos a diario. Si eres un lector autodidacta, no te recomendamos que intentes realizar explosiones, déjaselo a los expertos certificados.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here