¿Puede el hielo ser a prueba de balas?

0
55
hielo antibala

Durante la Segunda Guerra Mundial, una operación militar secreta denominada Habbakuk se dispuso a crear portaaviones a prueba de balas con un material inusual: hielo. Pero no era hielo común y corriente: el pykrete está compuesto entre 10% y 20% de madera y pasta de celulosa, y el resto está hecho de agua. Increíblemente, es a prueba de balas.

La capacidad de los materiales para resistir las balas se relaciona con cuán efectivamente pueden absorber y distribuir la energía del impacto. El hielo se quiebra y se hace añicos, pero el pykrete resiste porque las fibras de celulosa provenientes de la madera son flexibles. Además de balas, también puede desviar otros impactos con una fuerza comparable a la del concreto. Como material de construcción, el pykrete es muy versátil.

El pykrete puede usarse para crear ciertas formas o moldearse como el metal y, dado que es menos denso que el agua, flota. No obstante, igual que con el hielo, las grandes estructuras de pykrete son susceptibles a deformarse. Las moléculas de agua en el hielo se mantienen rígidas gracias a interacciones llamadas puentes de hidrógenos. Si el bloque de hielo es grande, la presión puede romper estos puentes, ocasionando que las moléculas se deslicen unas sobre otras, lo que conduce a la deformación gradual. Sin embargo, enfriar el pykrete a -16°C o usar bases de metal ayuda a prevenir que se deforme.

El pykrete tiene una temperatura de fusión más alta que el hielo normal, ya que la madera reduce su condición térmica. Además, cuando comienza a derretirse, la pulpa forma una coraza aislante alrededor del centro congelado, disminuyendo la velocidad de deshielo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here