Luna de Miel y el Solsticio de Verano

0
219
luna de miel

Hoy en día, muchos ritos, rituales y tradiciones paganas -adoración de Dioses, muy contrario a la creencia de un Dios único, según la fe cristiana y judía- están tomando fuerza o bien recuperando su importancia, que alguna vez fue prohibido por el Imperio Romano en el siglo IV d.c. Esto no quiere decir que sea mejor o peor, sino que adquiere una importancia igualitaria, porque se trata de la fe de las personas, sus tradiciones y no de un dogma religioso dominante.

El solsticio es un evento astronómico que ocurre 2 veces durante un año terrestre, en pocas palabras, es cuando el semieje de la Tierra se inclina hacía el Sol, una vez para el Hemisferio Norte y otra para el Hemisferio Sur, permitiendo que la Tierra reciba más o menos  intensidad solar, dependiendo del hemisferio. Este fenómeno nos indica el zenit de la posición del Sol en el horizonte terrestre boreal o austral. Es decir, si ocurre un solsticio de verano en Hemisferio Norte, ocurre el solsticio de invierno en el Hemisferio Sur, y viceversa.

Desde tiempos remotos, las regiones más cercanas al polo boreal (Hemisferio Norte), celebraban el solsticio de verano, porque les indicaba que la luz de día duraría más, la nieve se descongelaba, la temperatura aumentaba, la comida era más fácil de encontrar, y comenzaban a florecer las flores y las hojas de los árboles. Las antiguas tribus eslavas, celtas, bárbaras y vikingas, celebraban el solsticio de verano con grandes hogueras, para alimentar la fuerza del Sol y para que los enamorados saltasen sobre ellas para expeler a los espíritus y demonios que pudiesen tener, de ésta manera, la relación sería pura. También adornaban un pino para que los pobladores bailaran alrededor de ella, para que la temporada sea alegre y libre de guerras -verdadero origen del árbol de pascua-.

Por otra parte, el ciclo lunar también es importante, la primera luna llena cercana al solsticio de verano, se le conocía como Luna de Miel, debido a que en este ciclo lunar, se cosechaba con la luz de la Luna, la miel de los panales. Después de la cosecha, todas las parejas consumaban su relación en matrimonio y compartían la primera miel del año -de ahí viene el término de Luna de Miel-, después del matrimonio, las parejas se internaban en la naturaleza para regresar al pueblo en el solsticio de verano y poder celebrar en el fuego de la hoguera su amor.

Si vemos un poco el significado oculto, tanto la Luna de Miel y el Solsticio de Verano, estaban dedicados al Dios Juno -curiosamente celebrado en Junio, según el calendario gregoriano o el actual-, quién a través de los rituales generados por el hombre hacía el cosmos, este regresaba 4 meses de materialización de proyectos, siembras y cosechas; en pocas palabras todos los rituales estaban enfocados en abrir portales con el cosmos. Después, con la imposición de la Iglesia Católica en Europa, todos estos eventos se prohibieron, pero muchos de ellos fueron cambiados de nombres y modificados, según la conveniencia de la iglesia. Juno fue cambiado por Juan, es aquí en donde ya se te hará conocido el término “La Noche de San Juan”. En fin, Junio en el Hemisferio Norte ofrece amor, fertilidad, alimentos, proyección, purificación, salud y abundancia por mencionar algunas.

Ahora que ya sabes algo más, preferirás casarte en Junio y conectar tu relación con el cosmos, o casarte en cualquier mes del año y esperar lo que venga. Curiosamente, las parejas casadas en Junio, suelen tener éxito en su relación; en cambio, las parejas que se casan en cualquier fecha, suelen tener más divorcios. A veces las cosas no son casuales, si crees en un creador universal, deberás tener presente que todo es causal.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here