El apéndice: ¿Es más útil de lo que creíamos?

0
153
apéndice

Desde el mismo nombre dado a esta parte del cuerpo, parece que señala su aparente inutilidad. Es más, de manera rutinaria en varios países se llega a practicar que cuando hay una intervención en el área abdominal, se puede incluso sacar el apéndice, esté dañado o no. El Dr. Loren G Martin profesor de Fisiología en la Universidad Estatal de Oklahoma, nos dice que se ha encontrado que además de tener funciones en la etapa fetal y la niñez, puede incluso usarse como “repuesto” para algunas intervenciones quirúrgicas, además de su función en apoyo del sistema inmunológico.

Por mucho tiempo el apéndice fue considerado de muy poca utilidad fisiológica. Sin embargo más estudios han determinado su relevancia para los fetos y los jóvenes adultos. Alrededor de la semana 11 aparecen las células endócrinas en el feto humano, estas células se ha mostrado que producen varias amino biogénicas y hormonas peptídicas, las cuales contribuyen con varios procesos de control biológico.

Entre los humanos de edad adulta, se ha encontrado evidencia que el apéndice tiene que ver con la función inmune. El tejido linfoide comienza a acumularse en el apéndice poco después del nacimiento y alcanza su pico entre la segunda y tercera década de vida, disminuyendo rápidamente después de esto y prácticamente desapareciendo después de los 60 años. Durante los primeros años el apéndice ha mostrado su función como un órgano linfoide, ayudando en la maduración de los linfocitos B (una variedad de los glóbulos blancos) y en la producción de la clase de anticuerpos conocidos como inmunoglobulna A (Ig A). Otras investigaciones han mostrado que el apéndice está involucrado en la producción de las moléculas que ayudan al movimiento directo de linfocitos a varios lugares en el cuerpo.

Así entonces, pareciera que la función del apéndice es exponer a los glóbulos blancos a una amplia variedad de antígenos, o sustancias extrañas, presentes en el tracto gastrointestinal. El apéndice probablemente ayuda a suprimir una respuesta destructiva de anticuerpos mientras promueve la inmunidad local. El apéndice toma toma antígenos del contenido de los intestinos y reacciona a estos. Este sistema inmune local toma un papel relevante en la respuesta inmune fisiológica y en el control de antígenos de la comida, medicamentos, microbianos o virales.

Solía retirarse el apéndice de manera rutinaria y se le descartaba durante otra cirugía abdominal, hoy en día se recomienda conservarlo, para tener, en caso necesario, material para una cirugía reconstructiva si la vejiga urinaria es removida. El apéndice ha sido también exitosamente utilizado como un improvisado reemplazo para un uréter enfermo, permitiendo a la orina fluir de los riñones a la vejiga. Por esta razón ya no se remueve de manera rutinaria y menos es descartado si está sano.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here