Descubre la ingeniería de los buggies

0
97
buggies

Los buggies son vehículos adaptados para recorrer terrenos arenosos. Como la superficie está suelta y es irregular, deben ser ligeros, tener buena tracción y avanzar rápidamente. Se hicieron populares en la década de los sesenta, cuando aficionados estadounidenses adaptaron Beetles de Volkswagen -que se enfrían con aire- para manejar a campo traviesa. Hoy en día, los buggies son vehículos fabricados especialmente; son funcionales y prácticos gracias a un chasis soldado a una jaula de seguridad de acero inoxidable. Además de ser un medio seguro en caso de que el vehículo vuelque, la jaula tiene ventajas sobre el techo sólido, pues aligera el peso y permite que los ocupantes estén frescos.

Por lo general, los motores se toman de autos compactos o incluso de motocicletas, que son ideales porque su número elevado de revoluciones por minuto ofrece una gran tracción. El motor suele ponerse detrás del conductor y en sentido paralelo al eje trasero para contribuir a la distribución de peso entre las 2 llantas posteriores.

Se usan llantas anchas con muy baja presión para que cubran más área del terreno. Como éste es accidentado, la suspensión debe amortiguar lo más posible las asperezas del camino. El vehículo se maneja con pedales y un volante de dirección con cremallera y piñón, como un coche normal.

En la actualidad, los buggies se usan en competencias, pero hay modelos más caseros que pueden contratar los turistas. También algunos ejércitos han empleado estos vehículos para operaciones en regiones desérticas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here