Descubre cómo funcionan las pistolas de clavos

0
791
pistola de clavos

Empleada para insertar clavos en la pared y otras superficies, la pistola de clavos es rival automatizado del martillo en múltiples tareas de construcción y manufactura. Su capacidad de lanzar clavos a alta velocidad y de forma relativamente fácil hace ver a primitivos a los simples martillos.

La pistola de clavos fue inventada en los años 50, y actualmente existen en el mercado diversas pistolas de clavos; la más simple es la de diseño accionado por resorte. Dicha variante carga un sólo clavo a la vez para insertarlo en una superficie gracias a un resorte que se activa al presionar el gatillo.

Otro tipo de pistola de clavos es la electromagnética o de válvula selenoide, cuyo pistón está hecho de un material magnético que es forzado fuera o dentro de la pistola dependiendo de la dirección de la corriente. Estas pistolas son más fiables que las de resorte, pero tienen menos fuerza que las neumáticas.

Las pistolas neumáticas de clavos usan aire comprimido generado por pistones para penetrar las superficies más duras. Otra variación es la pistola de clavos de combustión, que enciende gas inflamable mezclado con aire para crear una pequeña explosión -como las que echan a andar los motores de los coches-, forzando al clavo fuera de la cámara. Sin embargo, su baja potencia y tipo de compresor de aire hace que la pistola de combustión tenga menos usos que las otras variantes.

Como mencionamos anteriormente, la pistola de clavos fue creada en los cincuenta por 3 constructores americanos (Marvin Hirsch, John Ollig y Reuben Miller). Se piensa que basaron su idea en los mecanismos de las ametralladoras de la Segunda Guerra Mundial. Los 3 eran veteranos de guerra y desarrollaron su producto en un garaje, para después mostrarlo a la Independent Nail Company. Impresionada por su invención, la compañía les ofreció 25 mil dólares. En principio, el trío rechazó la oferta para comenzar su propio negocio, pero tras incurrir en dificultades financieras, vendieron los derechos a otra firma llamada Bostich. A lo largo de las siguientes décadas, su invención fue evolucionando y se convirtió en la herramienta que muchos usan y que todos deseamos tener en casa o en el trabajo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here