¿Cómo nos adormece la anestesia?

0
310
anestesia

Los anestésicos son sustancias usadas ampliamente para evitar el dolor causado por las cirugías. Se dividen en 2 tipos: locales y generales. Los anestésicos locales pueden aplicarse directamente sobre la piel (como una crema) o inyectarse; se utilizan para adormecer pequeñas áreas sin afectar la conciencia, así que el paciente permanece despierto durante el procedimiento.

Los anestésicos locales causan un bloqueo de la transmisión nerviosa a corto plazo, con lo que evitan que las neuronas sensoriales envíen señales de dolor al cerebro. En condiciones normales, la información se transmite a través de los nervios gracias al movimiento de iones de sodio a lo largo de un gradiente electroquímico. Los anestésicos locales bloquean los canales de sodio y con ello evitan que los iones pasen a través de la membrana, e impiden que las señales eléctricas viajen a través de los nervios. La anestesia local no afecta sólo a los nervios del dolor; también impide que la información pase del cerebro a los músculos, ocasionando parálisis temporal.

Por otro lado, los anestésicos generales se inhalan o inyectan y actúan sobre el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) para inducir un coma temporal, ocasionando pérdida de conciencia, relajación muscular, alivio del dolor y amnesia.

No se sabe a ciencia cierta cómo apagan el cerebro los anestésicos generales, pero se han propuesto varios mecanismos. Muchos anestésicos generales se disuelven en las grasas y se cree que interfieren con la membrana lipídica que rodea las células nerviosas del cerebro. También afectan a los receptores de los neurotransmisores, alterando la transmisión de las señales químicas que permiten a las células comunicarse unas con otras.

Ahora, si es necesario anestesiar grandes áreas del cuerpo mientras el paciente está despierto, es posible inyectar anestesia local alrededor de varios grupos de nervios. Al impedir la transmisión por una sección de un nervio grande, las señales de los nervios más pequeños que lo alimentan no pueden llegar al cerebro. Por ejemplo, inyectar anestésico alrededor del nervio maxilar no solamente generará adormecimiento en el paladar y los dientes que están de ese lado, sino que también bloqueará la transmisión nerviosa de la nariz. Otro ejemplo es cuando se inyectan anestésicos locales en el espacio epidural del conducto raquídeo. Esto cancela la transmisión nerviosa a través de las raíces de los nervios espinales, bloqueando el paso de información al cerebro. El procedimiento epidural se utiliza para sosegar los dolores del parto.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here