Cómo la diálisis limpia la sangre de residuos nocivos

0
366
dialisis

Cuando los riñones no son capaces de filtrar los residuos y el agua no deseada en la sangre, se debe recurrir a la diálisis, proceso que se basa en los principios científicos de gradientes de concentración y difusión para filtrar sustancias nocivas del torrente sanguíneo, como excedentes de sal y fluidos.

Una máquina de diálisis puede controlar qué sustancias deben ser removidas y en qué cantidad, lo que permite un control fino de desechos y el equilibrio de electrolitos, como el sodio y el potasio. Se requiere de diálisis si se pierde la función natural de los riñones. En virtud de que se puede vivir con un sólo riñón, ambos deben estar afectados antes de tener que realizar una diálisis.

Los padecimientos comunes que requieren este procedimiento son la diabetes severa y la alta presión sanguínea crónica, aunque otras causas inusuales incluyen enfermedades genéticas.

Las máquinas de diálisis datan de la Segunda Guerra Mundial. La tecnología se desarrolló rápidamente conforme se demostró su eficacia para salvar o prolongar vidas; actualmente existen 2 tipos principales: la hemodiálisis, que filtra la sangre, y la diálisis peritoneal, que filtra los fluidos del abdomen. Si bien puede salvar la vida, la diálisis se debe realizar hasta 4 veces cada semana y no carece de complicaciones. Un trasplante de riñón ofrece una mejor alternativa de curación a largo plazo, pero el número de pacientes en la lista de espera para recibir trasplantes rebasa por mucho el número de riñones donados; es por ello que la diálisis sigue siendo un recurso clave para mantener vivas a muchas personas alrededor del mundo.

Cómo funciona una máquina de hemodiálisis

Se canaliza un tubo estéril conectado a una vena y otro a una arteria. En el proceso se lleva la sangre a un filtro para eliminar los desechos y así poder regresarla, ya limpia al paciente. El filtro está dividido en 2 secciones separadas entre sí por una membrana con poros. por una de las secciones del filtro pasa la sangre y por la otra fluye un líquido de diálisis. Cuando la sangre llega al filtro, los desechos pasan a través de los poros y llegan al líquido de diálisis, donde se disuelven y son retirados con el flujo del líquido. Gracias a que los poros son muy finos, sólo las partículas pequeñas pasan a través de la membrana. Lo anterior garantiza que los glóbulos rojos no salgan del torrente sanguíneo y sean devueltos al paciente.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here