Cirugías complejas: Trasplante de corazón

0
61
trasplante

Los trasplantes de corazón son intervenciones que devuelven al paciente su calidad de vida. Encontrar un donante de corazón apropiado es un proceso cuidadosamente controlado. Los criterios son estrictos para garantizar el mayor éxito posible y evitar pérdidas valiosas. Se recomienda un trasplante de corazón cuando hay daño severo a este órgano y el bombeo de sangre es insuficiente. Esto puede ocurrir por miocardiopatía (enfermedad del músculo del corazón) o diversas causas genéticas. El paciente debe pasar exámenes psicológicos y emocionales, estar dispuesto a tomar medicamento de por vida y tener una probabilidad de supervivencia de al menos un año sin trasplante. Después se realizan exámenes que descarten infecciones y confirmen compatibilidad de tejidos.

El proceso técnico del trasplante es complejo y demandante tanto para paciente como para cirujano. Primero se saca el corazón del donante; también pueden extraerse otros órganos para beneficio de más pacientes. El receptor recibe una anestesia general y se hace un corte a través del esternón para acceder a su corazón. Se realiza un bypass cardiopulmonar y se inicia el trasplante. Al terminar la cirugía, se examina el nuevo corazón. Si bombea sangre debidamente, se retira el bypass, se cierra el esternón y se traslada al paciente a la unidad de cuidados intensivos.

Tras la operación, el paciente debe tomar medicamentos de por vida para no rechazar el nuevo corazón. Estos incluyen inmunosupresores, que aplacan al sistema inmunitario para que no rechace el nuevo órgano.

Etapas de la cirugía (trasplante de corazón)

Primera incisión: Se corta el esternón con una sierra especial que no daña los tejidos delicados bajo el hueso. Se abre la membrana que contiene el corazón (pericardio) y se realiza un bypass cardiopulmonar. Se desconectan las aurículas y ventrículos del corazón. Se deja la pared interior de la aurícula izquierda como punto de anclaje para incorporar el nuevo corazón.

Conectar el corazón: Las venas llevan sangre de vuelta al corazón. Las más grandes -las venas cavas- llegan a la aurícula derecha. Ambas se conectan con cuidado al nuevo corazón y se ajusta la aurícula derecha del donante a su posición. Se cosen pequeños puntos usando finísimas agujas, porta agujas especiales y mano firme.

Culminar la cirugía: Los últimos pasos incluyen reconectar la arteria más grande y fuerte, la aorta. Ella bombea sangre oxigenada a todo el cuerpo y está sometida a una enorme presión. También se conecta la arteria pulmonar, que lleva sangre oxigenada desde los pulmones. Se quitan las pinzas de venas y arterias y se activa el nuevo corazón con una descarga eléctrica.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here