Todo lo que hay tras el estallido de un globo de látex

0
58
estallido globo latex

Los globos están hechos de látex, un tipo especial de polímero conocido como elastómero. Si observas el látex bajo un potente microscopio, detectarás una maraña de moléculas largas parecidas a un plato de espagueti. Cada molécula se vincula a sus vecinas mediante lo que se conoce como enlaces entrecruzados, y así se forma una densa red. Cuando se estira el globo, estas moléculas enredadas se alargan, pero una vez que se libera la tensión, recuperan su forma original, lo que le confiere al látex su elasticidad característica.

Cuando inflas un globo, las moléculas de látex se estiran y el interior del globo queda sometido a una gran tensión. Si después lo pinchas con una aguja, crearás una pequeña falla en el látex que luego la tensión existente transformará en una enorme rasgadura. Al final, el globo se romperá con un impresionante estallido.

Que no te dé pena si estos estallidos te hacen saltar: lo que provoca el ruido ensordecedor es nada menos que un estampido sónico. Cuando un globo se revienta, los restos del látex rasgado se contraen a gran variedad. Los extremos de cada pedazo se mueven tan rápido que superan la velocidad del sonido en el látex, generando una onda de choque que viaja a través del material.

Sin contar los objetos afilados, cualquier proceso que genera un punto débil en algún lugar del globo es responsable de que éste reviente. Lo anterior va desde una llama viva hasta una pequeña chispa proveniente de una descarga de electricidad estática. El látex se va debilitando y haciendo rígido con el paso de los segundos, lo que propicia el desarrollo gradual de fallas. De ahí que a veces parezca que los globos estallan misteriosamente por cuenta propia.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here