“Smart Skin” un dispensador controlado desde la piel

0
10
smart skin

Los Smartphones o teléfonos inteligentes no son los únicos dispositivos electrónicos que, con un comportamiento “inteligente” pueden ayudar en nuestras vidas; en la medicina por ejemplo,en el tratamiento del Parkinson, un dispositivo inteligente puede ser de gran ayuda, para quienes padecen de esta enfermedad.

La revista Science publicó sobre un dispositivo que busca ayudar a las personas que padeciendo Parkinson y estando medicados pueden favorecerse de este dispositivo: “Smart Skin”, el cual es un controlador que dispensa el medicamento de manera “inteligente” según  requiera el paciente, y esto lo hace con un dispositivo electrónico muy delgado que va adherido a la piel.

Los que padecen Parkinson podrían un día abandonar sus pastillas y cambiarlas por un parche, que además de sensar sus signos vitales, y enviar está información a su medico, podría suministrar la dosis necesaria del medicamento que toma.  Si bien es cierto que aun se están enfrentando dificultades tecnológicas para poder producirlo a gran escala y entonces poder hacerlo accesible al publico en general, ya hay grupos de científicos que están trabajando con esto combinando electrónica convencional y materiales flexibles, dejan pensar que sería posible tener tal dispositivo.

De varios de los elementos de dispositivos electrónicos usados en las computadoras y smartphones, si bien es cierto que aun son muy voluminosos, ya es posible que varios de ellos se puedan hacer lo suficientemente delgados y flexibles para ser colocados en capas muy delgadas los cuales podrían usarse como un parche sobre la piel, existen al menos un par de elementos que no pueden hacerse así de delgados aún: las baterías y los microprocesadores.

En la Universidad Nacional de Corea, el equipo dirigido por el investigador Dae-Hyeong Kim, ha conducido experimentos con un parche que es del tamaño de una bandita, y tan ancho como una moneda de 10 centavos de dólar, la cual contiene sensores que detectan cuando el paciente comienza a temblar, y entonces, por calor activa un pequeño calentador que libera nanopartículas con el medicamento que requiere, cada vez que  lo necesita; cuenta con un sensor de temperatura para evitar el sobre calentamiento y proteger al paciente. Dado que es útil llevar un registro de los temblores en las manos que se producen, el equipo del Dr Kim desarrollo una RAM basada en Resistores, con lo cual es posible, conservar los datos en el parche. El dispositivo usa una alimentación externa, donde se encuentra también el procesador, dada la dificultad de tenerlos en una versión más flexible. En caso de que las pruebas sean satisfactorias, quizás los pacientes estén cerca de poder, usar el parche Smart Skin y sin preocuparse de efectos colaterales, también despreocuparse de poder olvidar tomar sus píldoras.

A pesar de los beneficios de estos dispositivos flexibles “usables” permanece la dificultad de que aun son producidos a mano y uno a uno en laboratorios de la Universidad. John Rogers de la Universidad de Illinois ha desarrollado otra manera de incorporar electrónica rígida a estos dispositivos, en este caso se utilizan dispositivos comunes rebajados en su tamaño original a un menor tamaño, y en medio de capas de silicio, y usando una manera de conexión al entrar en contacto con la piel, han logrado que funcione el dispositivo, aunque es más voluminoso que el que ha hecho el Dr. Kim.

El Dr. Kim, propone que los teléfonos y relojes inteligentes podrían proveer la energía y procesamiento de manera remota para los parches “Smart Skin”; de hecho él está ahora trabajando en una forma para usar las antenas de los dispositivos inalámbricos para transmitir potencia en distancias cortas con el potencial de recargar o incluso reemplazar las baterías de estos dispositivos “adheribles” a la piel.

Quizás pronto sea posible que veamos a pacientes con estos parches, teniendo una mejor calidad de vida.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here