¿Se está expandiendo el universo?

0
4
universo

La expansión del universo fue teorizada en 1922 por Alexander Friedmann, quien formuló las ecuaciones de Friedmann para demostrar que el cosmos estaba creciendo. Su teoría fue confirmada en 1929 por Edwin Hubble, el primero en percatarse de que las galaxias distantes parecían alejarse de nosotros.

Desde entonces se ha aceptado de manera general que el universo se está expandiendo. Algunos creen que se expandirá cada vez más rápido, mientras que otros creen que alcanzará un estado estable y plano. Otros más piensan que con el tiempo comenzará a contraerse, culminando en un Big Crunch. Pero una cosa es segura: nuestras observaciones muestran claramente que, por ahora, el universo está en expansión, y que los objetivos más alejados se mueven con mayor rapidez que los que están más cerca.

Una buena forma de visualizar la expansión cósmica es trasladarla a un plano más cotidiano. Imagina que tienes un globo desinflado y que en él dibujas varios puntos. A medida que infles el globo los puntos comenzarán a alejarse unos de otros, pero no existe un punto central a partir del cual todos se muevan. De hecho, los puntos más alejados entre sí parecen moverse a una velocidad mayor, y los puntos más cercanos entre sí no parecen alejarse a la misma velocidad.

Esto es, a grandes rasgos, lo que ocurre en el universo, pero a una escala infinitamente más grande, con galaxias enteras que aparentan alejarse unas de otras. No obstante, no existe un centro del cosmos. En otras palabras, si nos paráramos sobre un planeta en otra galaxia, seríamos testigos del mismo fenómeno que tiene lugar en la Tierra; es decir, todo se alejaría de nosotros, y los objetos más lejanos se moverían con mayor rapidez.

Todas las galaxias que vemos muestran un efecto llamado “corrimiento al rojo“, gracias al cual se confirmó la expansión del universo. Este efecto puede explicarse mejor si se compara con el efecto Doppler. Cuando una patrulla o una ambulancia pasa con la sirena encendida, las ondas de sonido se comprimen conforme se acerca a ti y se expanden conforme se aleja. Esto disminuye y aumenta la frecuencia de las ondas de sonido, respectivamente.

Lo mismo ocurre con la luz proveniente de una galaxia distante. A medida que la galaxia se aleja de nosotros, su luz parece dirigirse hacia el extremo rojo del espectro electromagnético. Mientras más lejos esté -y, por ende, más rápido se aleje de nosotros-, tanto mayor será su desplazamiento hacia el rojo. Un comentario al margen: si una galaxia está girando, la luz proveniente del lado que se mueve hacia nosotros se percibirá más hacia el extremo azul del espectro. A esto se le conoce como “corrimiento al azul“, aunque no guarda relación con la expansión del universo.

Una de las pruebas más famosas sobre la expansión cósmica fue conocida como la Paradoja de Olbers. En 1823, el astrónomo alemán Heinrich Wilhelm Olbers planteó que, si el universo era infinito e inmóvil, entonces el cielo nocturno debía ser tan brillante como una estrella, pues toda la luz estelar debería estar entrando de manera constante en nuestra atmósfera. Así pues, Olbers sugirió que el cielo nocturno era negro porque el universo se estaba expandiendo. La luz de las estrellas distantes se estaba estirando y curvando, y, como resultado, la Tierra no estaba siendo bombardeada constantemente por luz. Esto, aunado a observaciones directas de galaxias distantes, dejó claro que el universo está en expansión. Sin embargo, todavía es objeto de debate cuál será su destino final. Eso sí: los científicos concuerdan en que falta tiempo para que el universo vea su fin.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here