¿Qué ocasiona las explosiones naturales más asombrosas?

0
9
explosiones naturales

Los volcanes son una de las fuerzas más destructivas de la naturaleza. Tienen la capacidad de escupir toneladas de magma rojo y caliente a kilómetros de distancia, ocasionando caos y destrucción a su paso. La razón detrás de este fenómeno se reduce a una cuestión de presión.

El magma -que es menos denso que las rocas a su alrededor- sube hasta la cima del volcán y, conforme se acumula, se forman dentro de él burbujas de gas que se elevan como si se tratase de una lata con una bebida carbonatada. Esto aumenta cada vez más la presión dentro del volcán hasta que se vuelve intolerable y, tal y como cuando destapas una lata de refresco, el magma se proyecta por los aires. Sin embargo, el material que explota no es un dulce líquido carbonatado, sino roca fundida a 1,300°C, gas caliente y cenizas que han llegado -hasta donde se sabe- a los 45 kilómetros de altura. Tan pronto como explota fuera del volcán, el magma se convierte en lava que fluye por la montaña y se enfría y solidifica en rocas ígneas.

El magma es casi mitad oxígeno y poco más de un cuarto de silicio, así como aluminio, calcio, hierro, sodio, potasio y magnesio. Las erupciones ocurren cuando hay agua presente en el magma y se forman burbujas de dióxido de azufre y dióxido de carbono. La presión se incrementa y el agua pierde capacidad para disolver el magma, separándose como vapor. Esto implica una concentración aún mayor de burbujas de gas en el magma. El número mágico de una erupción es 75% de contenido gaseoso, que es suficiente para forzar el magma a elevarse y salir del volcán.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here