¿Qué es la galvanización, y para qué sirve?

0
631
galvanización

El acero se empezó a usar hace milenios, desde que se descubrió que introducir carbón al hierro fundido producía un material más durable y fuerte. A pesar de su mayor resistencia, el acero sigue siendo susceptible a los elementos: expuesto a la humedad y el oxígeno del aire, tiende a oxidarse. Así, en los siglos 18 y 19, la industria pesada propició que se empezara a tratar el acero, en un proceso que se conoce como galvanización.

La inmersión en caliente es el método más común de galvanización. Consta de una etapa final en la que el acero se sumerge en un baño de zinc fundido y a unos 460°C. El zinc se une con el acero y forma una aleación zinc-hierro sobre cuya superficie, con el tiempo, se forma una capa de óxido de zinc. Puesto que el zinc se oxida en lugar del hierro, la capa de óxido de zinc ayuda a proteger el acero que queda debajo, lo que incrementa su vida útil de 5 hasta más de 70 años.

En la actualidad el acero galvanizado dura mucho más porque las leyes ecológicas han hecho que se reduzca la emisión de sustancias corrosivas en el ambiente.

Proceso de galvanización

  1. Limpieza cáustica: La suciedad, grasas y aceites se eliminan con una solución cáustica alcalina.
  2. Enjuague: El acero se enjuaga con agua para eliminar la solución cáustica.
  3. Encurtido: La superficie se limpia de nuevo pero ahora con ácido, para remover óxido y sarro.
  4. Enjuague: Se enjuaga de nuevo para eliminar el ácido.
  5. Fundente: Una inmersión en cloruro de zinc amoniacal (fundente) evita la oxidación antes del paso siguiente.
  6. Baño de zinc fundido: La inmersión final del acero es en un baño de zinc fundido entre 420°C y 460°C.
  7. Enfriamiento y limpieza: El acero galvanizado se deja enfriar mientras se escurre el exceso de zinc.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here