¿Por qué nos salen ampollas?

0
1116
ampollas

Aunque nuestra piel nos protege sorprendentemente bien del exterior, puede dañarse por factores como calor, frío, fricción, sustancias químicas, electricidad y diferentes tipos de radiación -todos los cuales son capaces de provocar quemaduras-. Las ampollas se desarrollan en las capas superiores de la piel como resultado de dichas lesiones.

El ejemplo más común de las ampollas, que todos hemos sufrido en algún momento, se debe a la repetida fricción provocada por el material de un par de zapatos tallándose contra la piel e irritándola. Las ampollas que aparecen son una especie de burbujas llena de líquidos que aparecen justo debajo de las capas superiores de la piel.

El líquido, o suero -que es un componente de la sangre- es liberado por las células de tejido dañado para rellenar los espacios existentes entre las capas de piel, a fin de amortiguar la fricción y proteger a las más internas. Conforme más y más suero va llenando el espacio, la piel se empieza a inflar debido a la presión, formando un pequeño globo lleno del líquido seroso. Si se le da tiempo para curarse, reabsorberá el plasma después de unas 24 horas.

Una ampolla de sangre se forma cuando la piel es perforada intencionalmente o aplastada sin ser perforada, lo cual provoca que se rompan pequeñas venas, drenando sangre hacia la piel. Puede ser tentador, pero nunca debemos reventar las ampollas, pues drenar el fluido que tienen dejará la piel subyacente desprotegida y expuesta a infecciones potenciales.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here