¿Podríamos llegar a colonizar exolunas de otros sistemas solares?

0
8
exolunas

Explorar el universo fue, alguna vez, un tema exclusivo de la ciencia ficción, pero las exolunas podrían cambiar eso. Como orbitan alrededor de exoplanetas gigantes y gaseosos similares a Júpiter y Saturno, su situación es similar a la de los satélites naturales, Europa, Titán y Encélado, en nuestro Sistema Solar. Estos 3 satélites naturales posiblemente sean los que presenten mejores condiciones para sostener vida. Además, es alentador que el tamaño de las exolunas sea parecido al de la Tierra.

Existen 2 técnicas principales para descubrir exolunas. La primera es observar si hay una pequeña disminución en el brillo de su estrella, ya que esto se puede deber a que un cuerpo celeste está cruzando frente a ella. La segunda, que la atracción gravitacional de un satélite puede ocasionar que la luz se curve alrededor de él, aumentando brevemente el brillo como una lente. Aún no se ha descubierto oficialmente ninguna exoluna, pero se han detectado 250 casos potenciales.

Actualmente el proyecto “Cacería de Exolunas con Kepler” ha sido aprobado y, en el año 2018, la NASA lanzará el Telescopio Especial James Webb para estudiarlas con mucho más detalle. Para ser habitables por seres humanos, deben tener las condiciones adecuadas para sostener formas de vida basadas en el carbono. Los expertos afirman que los sistemas solares binarios (con 2 estrellas) son los mejores candidatos para tener exolunas apropiadas para la vida. Esto se debe a que las estrellas binarias amortiguan la radiación que emiten, lo cual crea mejores condiciones para la vida.

Las órbitas con excentricidad grande pueden llevar a las lunas fuera de la zona habitable durante breves periodos, pero la iluminación del planeta, sumada al calentamiento debido al acoplamiento de marea, las pueden mantener habitables durante un periodo. Desafortunadamente, los planetas más cercanos están demasiado lejos para que podamos llegar con la tecnología de transbordadores y cohetes de la actualidad, de modo que las exolunas son todavía una quimera en el futuro previsible. Lleguemos a Marta primero… después nos dedicamos a las exolunas.

Todos los planetas y las lunas pasan por diversas fases a lo largo de su vida. Éstas han sido denominadas como “habitables”, “calientes”, “bola de nieve” y “transitoria”. En la primera fase, la temperatura se mantiene a nivel promedio con un poco más de 10% de la superficie entre el punto de congelación y el punto de ebullición del agua. La segunda, como su nombre sugiere, tiene una temperatura abrasadora de 100°C como mínimo, mientras que en la fase “bola de nieve” el cuerpo celeste se mantiene congelado. La fase “transitoria” es ligeramente distinta de las demás porque presenta condiciones de habitabilidad; sin embargo, el número de regiones habitables de la superficie varía.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here