Descubre cómo se formó la Luna

0
16
luna

Entre 363, 570 y 405,410 kilómetros de distancia de la Tierra se encuentra nuestro único satélite natural, la Luna. Es muy diferente de su planeta madre: tiene alrededor de una octava parte de su masa, una atmósfera muy delgada, casi insignificante, y no muestra una sola señal de vida. Pero al mismo tiempo es muy similar: tiene una corteza, un manto, un núcleo de hierro sólido y una composición mineral casi idéntica a la geología volcánica de la Tierra.

¿Coincidencia? Los científicos creen que no. Existen 4 teorías de la formación de la Luna, 3 de ellas desacreditadas. Una sugiere que la Luna es resultado de la coalescencia de polvo durante la formación del Sistema Solar, y otra, de un asteroide capturado por la gravedad terrestre. La teoría de la fisión establece que la Tierra giraba tan rápido al formarse que su masa fundida se separó en 2 partes.

La idea más aceptada es que hace 4.5 miles de millones de años, cuando la Tierra estaba en formación, un planeta del tamaño de Marte, conocido como Theia, se estrelló contra ella. En este suceso catastrófico Theia quedó totalmente destruido y, durante el impacto, conforme su núcleo de hierro era atraído hacia el centro de la Tierra, se desprendieron millones de toneladas de material planetario proveniente de los 2 cuerpos. Estos residuos que quedaron en órbita terminaron por fusionarse unos con otros para formar la Luna.

Además de lo anterior, la teoría del gran impacto también señala que durante la creación de nuestro Sistema Solar, unos 50 millones de años antes de que la Tierra se formara, hubo un periodo de intenso bombardeo de asteroides que duró unos 750 millones de años. El bombardeo se serenó, ya sea porque los asteroides chocaron contra los planetas jóvenes, o fueron expulsados del Sistema Solar, o porque cayeron bajo la influencia de la gravedad del Sol y se integraron al Cinturón de Asteroides situado entre Marte y Júpiter.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here