¿Cómo funcionan las turbinas hidráulicas?

0
1849
turbina hidráulica

Las ruedas hidráulicas han existido durante miles de años: el concepto de usar agua para alimentar maquinaria básica como ruedas de molinos, ya estaba al alcance de los ingenieros en la antigüedad. Las turbinas hidráulicas son el siguiente escalón evolutivo tecnológico después de la rueda hidráulica y, aunque los romanos usaron algunas veces un tipo de turbina para sus ruedas hidráulicas con usos agrícolas, no fue sino hasta la Revolución Industrial que surgieron las primeras turbinas hidráulicas modernas.

Esencialmente, las turbinas son hélices que funcionan al revés. Ambos mecanismos funcionan de acuerdo con la tercera ley de Newton: a cada acción siempre se opone una reacción igual pero en dirección opuesta. En las hélices eso significa que la energía aplicada para rotar el eje de la hélice -que a su vez hace que las aspas giren empujando el medio- genere que, en respuesta, el medio empuje en dirección opuesta al vehículo y lo impulse.

Las turbinas hidráulicas suelen estar fijas en un lugar, así cuando un líquido fluye a través de una de ellas, sus aspas experimentan una caída de presión que las impulsa y ocasiona que la turbina gire. El principio es el mismo para el aire que para el agua y, mientras más rápido se mueve el medio, mayor es la caída de presión y más alta la velocidad de giro de la turbina. Es un método mucho más eficiente que las ruedas hidráulicas y produce mayor carga hidráulica con un sistema más pequeño.

Históricamente, las turbinas hidráulicas alimentaron las inmensas fábricas del siglo XIX, pero desde los albores de la electricidad han sido utilizadas para generar energía que puede almacenarse o transmitirse a la red eléctrica nacional para así obtener una fuente de energía limpia y renovable.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here