Cámaras Anecoicas: Los más silenciosos de la Tierra

0
46
cámara anecoica

Las cámaras anecoicas son cuartos sin eco diseñados para impedir el reflejo de ondas de sonido, pero sirven igual de bien para detener la radiación electromagnética. Esto permite probar acústica y equipo eléctrico sin la interferencia del eco.

Para impedir el rebote de ondas, todo el interior de las cámaras anecoicas están revestidos con cuñas piramidales. Para evitar el eco (rebote de ondas sonoras), la superficie de las cuñas se cubre con fibra de vidrio. Éste material absorbe la energía de las ondas sonoras y la transfiere al centro de las cuñas, donde se disipa. Cualquier sonido reflejado rebota en un ángulo y choca con una cuña adyacente, eliminando así el eco.

Estas habitaciones también pueden usarse para probar antenas y radares, ya que si se les cambia el recubrimiento a las cuñas, impedirán el reflejo de radiación electromagnética -incluyendo ondas de radio-. Como la radiación electromagnética no puede ser absorbida por conductores ni aislantes, el recubrimiento de las cuñas se hacen de un material especial que combina las propiedades de ambos: una espuma aislante hecha de caucho, impregnada con un material conductor como hierro. Para que puedan capturar y disipar de manera efectiva la energía de ondas electromagnéticas, las cuñas piramidales deben ser muy pequeñas. Su longitud también se debe cambiar dependiendo de la frecuencia de las ondas que se quieren probar: más largas para frecuencias bajas y más cortas para las altas.

Las más de las veces, las cámaras anecoicas no sólo están libres de ecos, sino también de sonidos. Para ello se las puede poner dentro de estructuras de concreto o suspender con amortiguadores de choque para impedir que entre el sonido. Lo mismo aplica para cámaras anecoicas de radio, que se encuentran protegidas de fuentes externas de radiación electromagnética por jaulas de Faraday.

Sabías que la cámara anecoica de los Laboratorios Orfield, en Minneapolis, Estados Unidos, es tan silenciosa que puede provocar alucinaciones, puesto que absorbe el 99.99% del sonido. Lo más que alguien ha permanecido dentro han sido 45 minutos y tuvo que salir en un serio estado mental alterado.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here