¿Cómo se prueba la seguridad de un auto?

0
562
aseguradora

Al comenzar el siglo XX, y con la creciente popularidad del automóvil, el motor de combustión interna superó a sus rivales. Para la década de 1950, los coces eran parte del paisaje, y también los accidentes de tránsito.

En 1934, cuando General Motors comenzó a hacer pruebas de impacto, los elementos de seguridad de los autos, como tableros acojinados y controles empotrados, se consideraban un lujo. Los propietarios de los modelos más populares de la década de 1950, como el Bel Air 1959 de Chevrolet, esperaban un juego de llantas estilizadas con diseño exclusivo, pero una calamidad aguardaba a quien sufriera un accidente: sin cinturones ni otras medidas de seguridad, los ocupantes quedaban a merced del destino. Para la mayor parte de los fabricantes, la seguridad iba, por decirlo así, en el asiento trasero, de modo que no había zonas de amortiguamiento ni otros elementos para absorber energía que son obligatorios en el diseño de los vehículos actuales. En un choque de frente a 64 kms/Hr, la carrocería del Bel Air se abatiría, se abriría la puerta del lado del chofer y la columna de la dirección se le clavaría por el impacto en la parte trasera.

Al aumentar el número de vehículos en las calles, en los últimos 50 años la seguridad automovilística ha recibido una prioridad más alta. El impulso principal proviene de medidas legislativas para aminorar las muertes en accidentes, más que por una exigencia de los consumidores. La historia ha demostrado que, pese a que somos más conscientes de la seguridad, no compramos lo más seguro, sino lo más rápido, potente, a la moda, barato y práctico. A fin de cuentas, queremos usar nuestro coche para ir al trabajo, recoger a los niños o salir de viaje, y estrellarnos con otros vehículos no es parte de la idea y necesidad de contar con un coche.

El Programa de Evaluación de Vehículos Nuevos (NCAP) y el Euro NCAP son esquemas gubernamentales de evaluación de la seguridad vehicular en Estados Unidos y Europa. El centro de pruebas Ford, en Merkenich, Alemania, tiene una pista de 100 metros por la que un trineo rodante (que representa un vehículo que se aproxima en sentido contrario) se lanza contra el auto de prueba. El choque se fotografía con una cámara de alta velocidad de mil cuadros por segundo, para que lo examien los ingenieros y expertos en colisión. El NCAP hace diversas pruebas de choques a velocidades bajas, medias y altas, como por ejemplo la colisión lateral entre 2 vehículos a 50 km/h, que puede ser mortal y en la que sobresale el B-Max de Ford, uno de los autos más seguros del mundo.

En los centros de evaluación se hacen pruebas de lesiones cervicales, protección de los cinturones de seguridad y limitaciones de las medidas de seguridad controladas por computadora, como el control electrónico de estabilidad, que son comunes en los vehículos actuales. Y no todo es en aras de los ocupantes: las evaluaciones de Euro NCAP incluyen una calificación de seguridad de los peatones, la cual se basa en la protección que ofrece un auto a las partes vulnerables al golpear a alguien a 40 km/h.

Ahora que ya sabes sobre la seguridad de un auto, ¿seguirás pensando en rapidez, motor, elegancia? u ¿optarás también en la seguridad?, recuerda que aunque tu no choques, otros te pueden chocar.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here